Azerbaiyán, sumergirse en la fugacidad

Nos vamos de viaje muy pronto a territorios europeos con sabor asiático. Ya sabéis, Georgia, Armenia y Azerbaiyán. Un viaje en junio, un viaje de PERIPLOS. Nos gusta señalar pequeñas pinceladas de lo que encontraremos en estos lugares, lo que nos llama la atención de cada lugar.
Azerbaiyán se sitúa al sur del Cáucaso, el cual proviene del griego Káukasos, legendario pastor escita (nombre dado en la Antigüedad a los miembros de un grupo de pueblos de origen iranio, caracterizados por una cultura basada en el pastoreo nómada y la cría de caballos de monta) asesinado por Crono y que dio nombre a las montañas. En la mitología griega, el Káukasos era uno de los pilares que sostienen al mundo. Se afirma también que Prometeo fue encadenado a estas montañas por Zeus.
El sur del Cáucaso está compartido con Azerbaiyán, Georgia y Armenia, los cuales a su vez están ubicados entre el Mar Negro y el Caspio. Debido a su localización geográfica (entre Europa Oriental y Asia Occidental) es una verdadera mezcla de culturas y costumbres, un atractivo muy particular al momento de sopesar opciones de viaje.

Bakú
La capital de Azerbaiyán destaca por su lujo y modernidad y a su vez por su patrimonio histórico. Vehículos de alta gama y rascacielos contrastan con el casco antiguo (declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO) y con descubrimientos arqueológicos de más de 2500 años de antigüedad. Será una capital que nos sorprenderá.

Mezcla histórica cultural
Si bien actualmente Azerbaiyán es una República, desde 1920 hasta 1991 perteneció a la antigua Unión Soviética; y de ello seremos testigo cuando contemplemos parte de su infraestructura. Un país con fronteras confusas. Además, por su envidiable ubicación geográfica, posee una gran heterogeneidad en cuanto a etnias, usos y costumbres; incluso dentro del mismo país, si uno visita Bakú, y luego se desplaza hacia otras regiones, el contraste es enorme.
En la capital se toma té tal como se hace en Turquía o en Irán y sin embargo hay algo aún más fascinante: el chupito de vodka con el que lo acompañan. Y así continua la experiencia con la gastronomía, las construcciones, la indumentaria, el idioma… todo es una mezcla de gran interés.

Religión
En Azerbaiyán encontraremos un país musulmán, pero que se vivencia de forma relajada. Viajar a un país religioso, para aquellos que provenimos de un país laico, es una experiencia interesante, aunque lo es más viajar a un país de mayorías musulmanas que se declaró laico. La mayoría de la población se reconoce chií, fe musulmana, aunque existe un gran número de laicos, especialmente entre los jóvenes.

Naturaleza
En Azerbaiyán conviven en un pequeño territorio, altas montañas como las del Cáucaso, vastos desiertos, verdes praderas y zonas costeras, lo cual lo vuelven único. Además, fenómenos únicos como los volcanes de lodo de Gobustán y la montaña de fuego en Absheron. Dicen de este país que es el paraíso de los mochileros, pues es un tanto más económico que disfrutar sus países vecinos.
Pocas sensaciones deben gustar más a los viajeros que visitar un lugar tan poco transitado y natural.

Alberto y Eugenio

PERIPLOS, la magia de viajar

www.periplos.eu

Publicado en: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Demuestra que no eres un robot: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.