Historias de Japón: El último samurái (Parte I)

Todos hemos visto la famosa película El último samurái protagonizada por Tom Cruise, aquella en la que éste encarna el papel de un consultor militar estadounidense encargado de la modernización del ejército nipón en la Restauración Meiji. También recordaréis el mandato que le fue encomendado, eliminar al rebelde Katsumoto, aquel que representa al último samurái en la película y, en definitiva, seguramente tendréis en vuestra memoria la transformación de Cruise de alcohólico deprimido por sus experiencias de soldado a sabio samurái. Desgraciadamente, ni la época ni los personajes de la película coinciden con la verdadera historia que ahora describiré.

Lo primero, debemos entender el contexto de la película y el contexto histórico real. Nuestro protagonista, Tom Cruise, llega a Japón en la Restauración Meiji, un período de transición que puso fin al Shogunato Tokugawa. Supongo que os estaréis preguntando, ¿Qué significa lo que acabo de leer?

Ante todo comprended, sobre todo aquellos que os disponéis a acompañarnos a nuestro viaje a Japón de noviembre de 2018 (y los que ya tenéis conocimiento de la cultura nipona) que el carácter japonés, la cultura japonesa, está recorrida de tradiciones ancestrales que aún pueden percibirse en el país del Sol Naciente. Quizás no de forma directa, pero si las observamos en sus ritos, los gestos de sus gentes, su rigidez, su sobriedad y templanza, su orgullo. Entenderemos mejor Japón si nos adentramos en la historia de los samuráis y los sucesivos shogunatos que perduraron durante siglos estableciendo una cultura muy diferente del entorno. Esperamos os guste su historia, que recorreremos en varios capítulos.

El shogunato fue el gobierno militar establecido en Japón con breves interrupciones entre finales del siglo XII hasta la antes mencionada Restauración Meiji de 1868. Durante el período de los shogunatos, existía una especie de dictadura militar sometida al emperador de Japón. El shogun, general en jefe de las fuerzas armadas de Japón, tenía el poder militar y político del país mientras que el emperador tenía el poder espiritual y religioso, a modo de enlace entre las personas y los dioses. El emperador no tenía poder real, sino que dependía del shogun, que era el mayor rango que un señor feudal podía poseer. Además, estos no eran los únicos que tenían peso en el gobierno nipón, los clanes y los samuráis fueron muy influyentes a causa del poder histórico y de sus derechos especiales.

Existieron tres shogunatos durante la historia nipón, El Kamakura, el Ashikaga y el Tokugawa. Nos centraremos en el desenlace del Tokugawa, ya que este abarca desde el año 1603 hasta el 1868, momento en que se lleva a cabo la Restauración Meiji. Ahora bien, esta “restauración”fue la sucesión política que llevó al Shogunato Tokugawaa su final para renovar el poder en Japón. Esta revolución fue particularmente única en la narración de la historia ya que parte de la misma aristocracia entendió la necesidad de cambio y decidieron renunciar a sus derechos especiales. Aquí empezó el enfrentamiento que terminó con la victoria del Emperador Meijiy su ejército, iniciándose el periodo del gobierno Meiji.

Tom Cruise (el capitán Nathan Algren en la película) fue encomendado como consultor militar estadounidense para la modernización del ejército nipón. Aquí ya hay incontables deformaciones de la historia ya que ni el protagonista se llamaba así, ni tampoco fue consultor militar del ejército nipón, ni era estadounidense.

Fin del capítulo I

Continúa en un post posterior

Alberto y Eugenio

PERIPLOS la magia de viajar

Publicado en: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Demuestra que no eres un robot: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.