Los judíos de Etiopía

En nuestro viaje a Etiopía del próximo mes de octubre de 2018 visitaremos algunas plazas que fueron habitadas antiguamente por judíos etíopes, los llamados Bete Israel. Es concretamente en nuestra estancia en Gondar, el 12 de octubre, que nos trasladaremos temprano hacia el pueblo de Debark, donde se encuentra la entrada occidental del Parque Nacional Simien Mountains. Un poco antes pasaremos por Wolleka, una antigua aldea Falasha, que fuera antiguamente habitada por los mencionados judíos etíopes, fiels al judaísmo desde tiempos inmemoriales. La mayoría de ellos fueron trasladados a Israel entre 1985 y 1992, cuando el gobierno israelí desplazó a la mayoría de los “judíos negros” a Jerusalén para liberarlos del régimen represivo de Mengistu. Apenas quedan ya judíos en el pueblo que visitaremos; sin embargo consideramos que la visita a la localidad merece la pena ya que conserva sus casas originales con obras artísticas de interés en sus fachadas, e incluso una pequeña sinagoga.

Varias teorías son las que intentan fijar la procedencia de estos judíos: la primera de ellas apunta que podrían ser descendientes del hijo que supuestamente tuvo la reina de Saba con el rey Salomón. La segunda habla de los conversos que siguieron el ejemplo de su reina convertida al judaísmo. La Tercera sostiene que son descendientes de los hijos nacidos del matrimonio entre nativos y miembros de las tribus israelitas de Dan, afincados aquí desde los tiempos de Salomón, en la época de la destrucción del primer templo (586 a.C.). Por último, se les considera hijos de nativos con judíos llegados en distintas épocas y circunstancias: viajeros, comerciantes, exiliados, deportados, soldados aliados, etc.

Se les reconoció como judíos y por ello varias decenas de miles de ellos fueron trasladados hacia la tierra Santa de Israel, en el ejercicio de un derecho natural de retorno a la patria ancestral.

Los “Bete Israel” poseen peculiaridades culturales y religiosas: es una comunidad pre-talmúdica que conserva las antiguas reglas del judaísmo; no tienen ningún conocimiento del hebreo ni del Talmud. Su Torá es el Antiguo Testamento en lengua ge’ez. No reconocen la figura del rabino, sus sacerdotes son conocidos como Kahenat, nombre que empleaban los antiguos rabinos en la época de Moisés.

En el s. XIX establecieron contacto con la comunidad judía internacional que, en principio les negó autenticidad y su derecho a regresar a la Tierra Prometida, pero finalmente los rabinos acordaron que los Bete Israel tenían derecho a ello. Israel negoció con el régimen comunista de Etiopía para poder trasladar a Israel a aquellos que lo desearan. El ejército israelí llevó a cabo una gran operación de reasentamiento, las más conocidas son las llamadas “Operación Moisés” (1984-85) y “Operación Salomón” (1991).

Hoy, alrededor de 100.000 Bete Israel viven en Israel, quedando en Etiopía entre los 3.000 y 8.000 individuos.

Toda la información de nuestro viaje de octubre a Etiopía, aquí mismo.

Alberto y Eugenio

PERIPLOS La magia de Viajar

www.periplos.eu

 

Publicado en: Blog, Literatura viajera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Demuestra que no eres un robot: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.