Ó-Yoné y Ko-Haru de Wenceslau de Moraes

viaje a japón literatura

 

 

 

 

Ó-Yoné y Ko-Haru

Wenceslau de Moraes

Traducción de C. González Figueiras y M. Romero Triñanes

EDICIONES DEL VIENTO

…..

Personaje peculiar Wenceslau Jose de Sousa de Moraes. Gran divulgador de la cultura japonesa, y para mí un absoluto desconocido hasta que llegó a mi poder esta obra llena de sensibilidad, ternura y melancolía.

Nace en Lisboa el 30 de mayo de 1854. Se integra en la Academia Naval Portuguesa de la que se licencia en 1875 y es destinado como oficial a distintas colonias. En 1881  llega a Mozambique donde se enamora de Arrusi, una bellísima mujer negra. Sus superiores que no admiten esta relación, lo destinan a Timor; de ahí pasa a Macao, entonces colonia portuguesa en China, donde en 1888 conoce a la china Atchan, a la que compra legalmente, casándose posteriormente con ella y con la que tiene dos hijos. Atraído por la cultura oriental, escribe dos libros sobre China. En 1887 viaja a Japón en misión oficial junto al gobernador de Macao, quedando absolutamente fascinado por este país, volviendo en numerosas ocasiones. Finalmente, abandona a su familia china y se instala definitivamente en Osaka, de donde consigue que lo nombren Cónsul. Conoce a O-Yone Fukumoto, una joven «geisha» con quien se casa y vive felizmente durante doce años en Kobe. Pero la felicidad nunca es eterna, y en 1912 muere su mujer, lo que le llena de tristeza y amargura.

En 1913, viudo y sin dinero, Moraes se va de Kobe a Tokushima, en el nordeste de Shikoku, invitado por la hermana de su mujer, para rendir homenaje a la tumba de O-Yone. En Tokushima, Moraes se instala en una pequeña casa, situada junto a los templos locales y allí visita innumerables veces la tumba de su mujer muerta. Allí se enamora de la joven sobrina de ésta, Ko-Haru, y consagra su vida a ese recuerdo y al amor de Ko-Haru.

En 1916, Ko-Haru muere de tuberculosis siendo todavía muy joven. Desde entonces, Moraes, se refugia en su soledad, en el recuerdo de tiempos pasados y en la contemplación de la vida provincial de Tokushima, publicando distintos artículos sobre Japón que se debaten entre un amargo escepticismo y cierto atisbo de esperanza.

El libro que os presentamos, “O-Yone y Ko-Haru”, es un homenaje a los dos amores de su vida, un libro maravilloso, triste, nostálgico y esperanzador a la vez. En su prólogo Moraes lo dedica “…a aquellos que fueron tocados por el mal de la tristeza, que viven del sueño y de la nostalgia, y sólo a aquellos, es ofrecido este libro insignificante…” El vacío por la ausencia de sus dos amores es el motivo que le lleva a seguir viviendo.

El 1 de julio de 1929 Moraes muere a consecuencia de una caída. Tenía 76 años. Sus cenizas están enterradas en un pequeño jardín, junto a sus dos amadas, cerca del templo Choon-ji en Tokushima.

Un libro editado por EDICIONES DEL VIENTO, editorial gallega, que posee una colección de libros de viaje (Viento Simún) absolutamente recomendable, a todos aquellos espíritus sensibles amantes de la buena literatura.

Eugenio

PERIPLOS, la magia de viajar

www.periplos.eu

 

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Literatura viajera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Demuestra que no eres un robot: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.