TEMPLO KINKAKU-JI, UNA DE TANTAS BELLEZAS DE KYŌTO

El Kinkakuji, también conocido como Pabellón Dorado, es un distinguido templo situado en la atractiva ciudad de Kioto. Nos asombró cuando lo visitamos por vez primera en nuestro anterior viaje a Japón.El Kinkakuji, también conocido como Pabellón Dorado, es un distinguido templo situado en la atractiva ciudad de Kioto. Nos asombró cuando lo visitamos por vez primera en nuestro anterior viaje a Japón. Su construcción data del año 1397 y fue diseñada como casa de retiro para el Shogun Ashikaga Yoshimitsu. Es un templo zen de tres plantas al norte de Kioto cuyas paredes exteriores de las plantas superiores están recubiertas de láminas muy finas de oro permitiendo a esta obra arquitectónica formar parte del conjunto de Monumentos históricos de la antigua Kioto (Kioto, Uji y Otsu) y declarados todos ellos Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1994.

Lo primero que uno observa cuando se adentra en este paraje delicado y tradicional es el estanque conocido como Espejo de agua (Kyoko-chi). Este está repleto de rocas y pinos thunbergii (originario de las zonas costeras de Japón, puede llegar a medir hasta 40 metros de altura) que representan la historia de la creación budista, y de fondo, el impresionante templo de oro que visitaremos este año en nuestro viaje a Japón con PERIPLOS, el cual se refleja primoroso y complaciente sobre las aguas del estanque.

La preciosidad del templo aumenta exponencialmente cuanto más cerca nos encontramos. La primera planta, de estiloshinden, es conocida como la Cámara de las Aguas (Shinden-zukuri) la cual nos trae a la memoria la más clásica decoración nipona del periodo Heian. Destaca por los pilares rectangulares de madera y las paredes blancas que se diferencian del color dorado de la fachada superior. Observaremos desde la lejanía las estatuas de Shaka buddhay Yoshimitsu.

A continuación, en la segunda planta, nos encontramos con la Torre de las Ondas de Viento (Buke-zus con la Torre de las Ondas de Viento (Buke-zukuri), diseñada siguiendo el estilo samurái de la misma época que la de las Aguas. Es un recinto cerrado y con una baranda que alberga el Bodhisattva Kannon.

La tercera y última planta es de tipo Zen, imbuida de ventanas, conocida como Kukkyoo-choo. Esta aloja un conjunto de 3 Budas y 25 figurillas Bodhisattvas. Además, como habéis podido observar, el templo funciona como un shariden, alojando las reliquias del Buda. Su contemplación es puramente recogimiento.

En la parte superior del templo, en el techo, está ubicado un fénix chino dorado, llamado fenghuang.El nieto del Shogun Yoshimitsuutilizó este edificio como musa para la construcción del Ginkaku-ji, conocido como el Templo del Pabellón de plata. Recibe su nombre por el recubrimiento del edificio con plata que propuso el Shogun Yoshimasaque finalmente no se pudo llevar a cabo.
Finalmente y tras rodear el templo siguiendo el camino del estanque, se puede observar la residencia en la cual vivía el monje principal y por la parte trasera del templo sus brillantes y preciosos jardines los cuales han mantenido un estilo tradicional y propio desde el siglo XIV.

Japón, un país fantástico que mezcla lo tradicional y lo ultramoderno, nos maravillará y hará de nuestro viaje una aventura sin igual. Repleto de lugares que nunca olvidaremos, que nos recordarán lo maravilloso que es disfrutar de este periplo al país del Sol Naciente. Podremos lograr con nuestro visita al templo Kinkaku-ji una increíble experiencia muy personal.

Alberto y Eugenio

PERIPLOS, la magia de viajar

www.periplos.eu

Publicado en: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Demuestra que no eres un robot: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.