Viaje a GUATEMALA: El calendario maya

Las antiguas civilizaciones prehispánicas idearon una serie de calendarios escritos y de estos el de los mayas fue el más sofisticado. Este calendario surgió gracias a la observación de los movimientos celestes, siguiendo de esta manera el ciclo de la Luna, el Sol y especialmente el de Venus. Para tales observaciones se levantaron templos y gracias a su sofisticado sistema numérico y aritmético, los mayas pudieron establecer fenómenos astronómicos repetitivos. Su precisión se fundamenta en una cuenta continua e ininterrumpida de los días (Kin o día solar en lengua maya) a partir de un día cero  inicial. Es importante hacer hincapié en un hecho transcendental que ha determinado el futuro de civilizaciones como la nuestra, y éste es el estudio del tiempo, la necesidad de contar con un punto fijo donde “empezar”.
Este día para los mayas correspondería en nuestro calendario gregoriano al 13 de agosto del 3114 antes de Cristo, dándose inicio a una disposición de todos los días que se comprenden entre esta fecha y el último de la cuenta larga, el famoso 21 de diciembre de 2012, fecha que muchos agoreros consideraron como la del “fin del mundo”.

El gran calendario maya está compuesto por 5 cuentas largas o series iniciales, cada una de éstas dura 5200 años mayas, conocidos como tunes, y cada tun (año maya, recuerden) dura 360 días (365 kines) tal cual los conocemos actualmente. De esta forma, el gran calendario maya se divide en 26000 tunes o 25626,8 años gregorianos, habiendo vivido ya la primera cuenta larga, conocida como quinta, que duró 5125,36 años gregorianos terminando en aquel famoso día de 2012 en el que se pronosticaron múltiples sucesos, desde cambios en el destino de la humanidad hasta el famoso fin de los tiempos o el apocalipsis. Este día coincidió con un evento astronómico, el solsticio de invierno en el hemisferio norte (21 de diciembre), el cual corresponde al instante en que la posición del Sol en el cielo se encuentra a la mayor distancia angular negativa del ecuador celeste, lo que conocemos como el día con menos horas de luz del año. Finalmente, el calendario maya se divide en 52 vueltas del haab (calendario solar de 365 kines), lo que se conoce como rueda calendárica, cuya conformación da por resultado ciclos de 18980 días, y que se celebra con la ceremonia del fuego nuevo, valorándose como un cambio de siglo. 

Según los expertos, el calendario maya ya aparece en culturas más antiguas como la Olmeca, pero también hay otros que defienden a los mayas como los primeros en realizar tal gesta astronómica, aunque, desgraciadamente, nunca podremos saber su origen.

Alberto y Eugenio

PERIPLOS la magia de viajar

Publicado en: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Demuestra que no eres un robot: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.