Viaje a India del norte y Rajasthnan 2013 – Cuaderno de viajes – Periplos, la magia de viajar

PERIPLOS VIAJE A INDIA NORTE Y RAJASTHAN 2013

 

Una vez más Eugenio y Alberto, con todo el grupo PERIPLOS tocamos suelo indio en nuestro viaje periplero de enero 2013. Guardábamos en nuestros corazones el recuerdo de nuestro PERIPLOS India-Nepal 2010, nuestro primer PERIPLO; periplo que nos tocó muy profundamente golpeándonos como sólo India sabe hacerlo. India nos esperaba voluptuosa, cálida, enigmática y casi sobrenatural. A India regresamos, una y otra vez, casi de manera irremediable.IMG_0528

Iniciamos viaje un buen número de amigos y viajeros. Algunos nos han acompañado estos últimos años en viajes como Vietnam y México. En esta ocasión nuestro viaje a India pese a no incluir Nepal tiene el aliciente de conocer en profundidad la tierra de los Maharajás, pues pasaremos casi una semana en Rajasthán, tierra de Palacios, guerreros, de los grandes señores que gobernaban estas tierras, los Maharajás.

No vamos a repetirnos en exceso, sobre la crónica ya publicada sobre nuestro viaje de 2010. Las visitas que hicimos en las ciudades que recorrimos en 2010 son prácticamente las mismas.   Complementaremos nuestro artículo de hace unos años con nuevos apuntes y experiencias y con comentarios sobre el nuevo recorrido, pero sin extendernos en exceso para haceros la lectura menos pesada.

 

DELHI

 

Encontramos algo diferente Delhi. Puede ser simplemente el efecto de la segunda visita. No deja de ser fascinante esta gran ciudad hindú. Y sorprendente. Vimos a un oriundo cambiarse de ropa en medio de la carretera dentro de un saco (no nos preguntéis qué hacía ahí). Sigue siendo una ciudad sucia, qué le vamos a hacer. Nos sigue sorprendiendo ver a los varones miccionando por las calles, sin pudor alguno. Luego dicen las chicas que los hombres no saben hacer dos cosas a la vez. No es cierto. Nosotros fuimos testigos. ¡Al menos en Delhi los hombres pueden orinar y hablar por teléfono a la vez!.

Los pedigüeños se ven por todos lados; en su mayoría son profesionales. Antes de nuestro viaje a India vimos algunos documentales sobre el particular. Hay familias que viven de las limosnas y viven muy bien, mejor que otros hindúes que trabajan. Muy triste.

Nuestro grupo fue fantástico. Os hacemos una pregunta, ¿qué artículo fue el más comprado durante el grupo por nuestros amigos viajeros?. Seguro que no acertáis. ¡Fueron libros!. Un grupito de nivel, sí. A los vendedores callejeros se les agotaban los ejemplares y corrían para conseguir más y hacer su particular “agosto”.

En este viaje a India conocimos un par de monumentos no visitados en 2010. Nos encaprichamos del Templo Flor de Loto, que pertenece a los Baha’is. Muy visitado por sus devotos. Lleva el nombre de la flor que simboliza la pureza y la santidad en la tradicióAcabado en 1986, el edificio, rodeado de siete estanques, tiene forma de una inmensa flor de loto, con 27 grandes pétalos de mármol procedentes de Rajasthan que simbolizan la unidad y la paz. Esta religión surgió en Irán en el s. XIX, y predica la unidad religiosa basada en la tolerancia y la búsqueda mística personal.

IMG_1733También visitamos el Templo de Akshardham. Este grandioso templo, diseñado y creado por Pramukh Swami Maharaj, irradia paz, belleza, felicidad y divinidad. Su nombre significa “morada divina y eterna del Dios Supremo”. Fue inaugurado el 6 de noviembre de 2005, es decir, solo tiene 7 años de antigüedad, y se ha convertido en una de las grandes maravillas de la arquitectura hindú de todos los tiempos. Es muy visitado por peregrinos de toda India. Tiene diez pórticos que representan las diez direcciones principales descritas en la cultura hindú, reflejando el sentimiento védico de traer a los visitantes la bondad desde todas partes. El punto central de todo el complejo es el gran Monumento Akshardham construido en piedra rosa y mármol blanco. Fue construido sin emplear ningún metal y recupera la antigua tradición arquitectónica hindú. En el centro del monumento se encuentra el apacible escultura de Bhagwan Swaminarayan, de tres metros de altura y bañado en oro. También allí están consagrados las esculturas de Shri Radha-Krishna, Shri Sita-Ram, Shri Lakshmi-Narayan y Shri Parvati-Shiv. En el exterior 148 elefantes esculpidos en piedra, todos diferentes, y docenas de otras esculturas de personas, animales y aves adornan el templo.

En Delhi todo el grupo cogimos unos Rickshaws para adentrarnos por el centro histórico de la vieja Delhi. Sus pequeñas calles, repletas de monos, sorprenden al visitante. A modo de techado improvisado, cientos de cables se cruzan por encima de nuestras cabezas; nos preguntamos si podíamos caer electrocutados si alguno de ellos cae sobre nuestras cabezas… En la vieja Delhi la ciudad palpita, con sus comercios abiertos, en plena efervescencia. Delhi fue la capital hasta después de la caída del imperio mogol, cuando en 1857 el Raj británico la trasladó a Calcuta. Old Delhi es un laberinto de calles destartaladas, con tránsito imposible de todo tipo de vehículos (incluyendo carros y vacas).

No faltaron las anécdotas en nuestro viaje. El segundo día en nuestro hotel algunos viajeros se encontraron las camas sin hacer. ¿Cómo pudo pasar esto en un hotel de 5 estrellas?. Sencillamente porque el Hotel Royal Crown es tan “supermoderno” que el aviso de “no molestar” se activa eléctricamente con un interruptor que nuestros viajeros manipularon creyendo que eran luces, al tomar posesión de la habitación. Y no, era un “no molesten” eléctrico. Si venís a este hotel, atención y no manipuléis el avisador electrónico.

PERLAS DE RAJASTHAN: MANDAWA, BIKANER, JAISALMER, JODHPUR, RANAKPUR, UDAIPUR, PUSKHAR Y JAIPUR.

 

Nuestra gran apuesta de este viaje era este encantador estado hindú. Si hace unos años encaminamos nuestros pasos hacia el Nepal, además del Norte de India, en esta oportunidad PERIPLOS decidió adentrarse en los lugares más hermosos del subcontinente y no son otros que muchas de las localidades que conforman Rajasthán.

Es el estado más visitado en India, lo que no sorprende en absoluto. El exotismo, la belleza, el colorido de India se expresan admirablemente en esta región noroccidental.

Todo lo que puede llegar a tu mente cuando piensas en India puede ser encontrado irremisiblemente en Rajasthan: maharajás, palacios señoriales, enormes y cuidados fuertes, el desierto, camellos y elefantes y como no, también encantadores de serpientes.

Si viajas a India del Norte, no dejes de visitar estos hermosos lugares.IMG_1787

La primera localidad que visitamos fue Mandawa, ubicada en la región semidesértica de Shekhawati, en el centro del triángulo Bikaner-Jaipur-Delhi. Si no cuentas con mucho tiempo en tu viaje a India, puedes elegir otros destinos rajasthaníes más importantes; aunque esta población tiene un encanto especial y si tienes ocasión, no dejes de conocerla. Si te gusta la fotografía, aquí probablemente harás algunas de las fotografías más bonitas de tu viaje. Mandawa no es monumental, aunque cuenta con el conocido Castillo de Mandawa, fortaleza del siglo XVIII que domina toda la ciudad. Encontrarás bonitas havelis, antiguas mansiones indias de especial interés artístico y arquitectónico. Viajar a Mandawa es viajar al pasado, a la Edad Media; con calles populosas en las que el tiempo parece haberse parado, donde te encuentras niños y mayores, y también burros, cabras, vacas y ovejas… y carros. Para enamorarse.

Bikaner es una bonita ciudad fortificada fundada en 1486 de indudable sabor rajasthaní y que de nuevo nos retrotrae a tiempos medievales. Desconocemos por qué es uno de los destinos que a menudo las mayoristas de viajes deciden no incluir en sus itinerarios. Su situación estratégica en las antiguas rutas de caravanas la convirtió en un importante centro medieval. El fuerte, de visita indispensable y el mejor conservado, está aquí, el Fuerte Junagarh, con palacetes en su interior que no hay que dejar de visitar. Lo que más nos gustó, el Chandra Mahal o “Palacio de la Luna” con pinturas, espejos y relieves en mármol.

Lo más divertido de la visita a Bikaner fue conocer el sorprendente templo de las ratas, el “Templo de Deshnoke” (Karni Mata), no apto para corazones sensibles. Su fama de debe a los huéspedes que aquí podemos encontrar: una multitud de ratas que se deslizan por todos los rincones, que suben tranquilamente a tus pies (descalzos, por supuesto) si se lo proponen. Algunos de nuestros viajeros optaron por no entrar. Los peregrinos acuden a diario a llevar a las ratas (animales sagrados para los hindúes) ofrendas comestibles. Están muy bien alimentadas. En el exterior del templo destaca una fachada en mármol blanco finamente tallado.

Sin embargo, lo que ansiábamos era poner pie en Jaisalmer. En nuestra aventura de 2010 no pudimos incluir a la “Ciudad Dorada” o “Perla del Desierto”, Jaisalmer…. en palabras de Ramiro Calle una de las pequeñas ciudades más bellas y evocadoras del mundo. Y así nos pareció; caímos rendidos a sus pies ahítos de emoción, casi golpeados por el “síndrome de Stendhal”, al estar rodeados de esta belleza intemporal. Sus callejuelas conservan el sabor de la India eterna, como sacada de un cuento de las “Mil y Una Noches”. La ciudad se alza en una cresta de color amarillento, que alberga el Palacio y varios templos jainas bellamente ornamentados. El conjunto está coronado por el Fuerte de Jaisalmer, la fortaleza más impresionante del desierto. Esta bellísima ciudad se halla en pleno corazón del Desierto del Thar, donde disfrutamos de un paseo a camello con todo el grupo para presenciar el atardecer desde sus dunas, en una memorable jornada. Lo que más llama la atención del viajero desde un punto de vista urbano, es que los habitantes de Jaisalmer viven en el interior del Fuerte. No dejamos pasar la oportunidad de conocer algunas de las más bonitas havelis de la ciudad.

Una curiosidad. Durante nuestro paseo por la ciudad a menudo sorteábamos los “regalos” que las vacas sagradas hindúes nos dejaban en el camino. Nos hartábamos de escuchar, “buena suerte”… “la has pisado…” Los niños y jóvenes llegaban presurosos a limpiarte la planta de tus zapatos con un cepillo y con agua, si la tenían a mano. Qué gracia, pensábamos… Nos sorprendió más tarde ver que los mismos niños, que nos acompañaban todo el tiempo, a otros viajeros ofrecían limpiar sus zapatos por una propina, ¡con el mismo cepillo que utilizaban para limpiar las boñigas de las vacas!

IMG_0877Continuamos viaje hacia Jodhpur, tras despedirnos con lágrimas de Jaisalmer, donde seguramente recalaremos nuevamente en años próximos. Jodhpur es la segunda ciudad más grande del Estado de Rajasthán. Está rodeada de una muralla de piedra de 10 km. de largo y 8 puertas. Esta ciudad está plagada de múltiples fuertes, palacios y templos. De todas las visitas que realizamos, lo que más admiramos fue el conjunto del Fuerte Mehrangarh, colosal; encaramado en un precipicio rocoso de 122 metros de altura.

Seguiríamos disfrutando a plena satisfacción de esta gran región india de Rajasthán. Tocaba ahora visitar los Templos más bellos de todos los que hemos visto en India, los Templos de Ranakpur. Construidos en el siglo XV, son impactantes templos jainas. Os dejamos con la mejor descripción de estos templos en palabras de Ramiro Calle en su guía de la India: “Realmente impresionante. Ni todos los adjetivos de admiración son suficientes para ofrecer una idea de su extraordinaria belleza. Obra de primerísima importancia. Es un complejo de templos jainas en una desolada planicie. Se levantan, para el mayor deleite del visitante, tres templos jainas de grandes proporciones de piedra banca labrada. El mayor de estos templos, el de Adinath, es una joya arquitectónica realmente insuperable. Se queda uno perplejo de tanta hermosura, solidez y equilibrio. Dispone de 420 columnas primorosamente talladas. No dejes de mirar el techo. Habrás visto pocas cosas semejantes. Se halla maravillosamente labrado y esculpido. El ambiente es de gran devoción. No tengas prisa. Percibe, saborea, disfruta del lugar, del ambiente y de la atmósfera …”.

Nuestro siguiente punto de destino era la fascinante Udaipur, “ciudad de los lagos”. Recorrimos el City Palace, un conglomerado de edificios añadidos por diversos Maharajás, el complejo de palacios más grande del estado del Rajasthán. Con una mezcla de estilos rajput y mogol. También visitamos el Templo Jagdish y el “Jardín de las doncellas”; encantadores. Por la tarde seguimos viendo muchos más templos, que puedes ver enumerados en nuestro programa. El que más nos gustó, uno muy poco visitado: el Templo Eklingji, que fue un acierto añadirlo a nuestro programa, tras el estudio previo y en profundidad que hacemos antes de diseñar nuestros circuitos. Son templos muy antiguos, del s. V, reconstruido en el S. XIII; nos recordó los templos de Kajuraho.

En uno de los templos que visitamos por la tarde, el dedicado a la diosa Shiva, coincidimos con devotos que se prestaban para formular sus preces y oraciones. Una parte de nuestro grupo entramos descalzos para compartir ceremonia con sus devotos, que amablemente nos cedían los mejores lugares para presenciar los rezos sobre el cuadrilátero central. Fue un momento muy emotivo cargado de energía. Las canciones dedicadas a Shiva eran muy emotivas. Vimos a nuestro guía Abhai rezar cerrando los ojos con gran recogimiento. Abhai me ofrecería una pequeña ramita consagrada en el ara del templo, pidiéndome que la dejara en algún libro sagrado, sugiriéndome que promovería la buena suerte. Muy probablemente, la protagonista de la película “Come, reza y ama”, la novia de EEUU Julia Roberts, presenciaría ceremonias como ésta, antes de dedicarse en cuerpo y alma los últimos años a promover el hinduismo entre sus amigos.

En Udaipur nuestro amigo Krishna, en nuestro viaje de 2010, nos presentó a su familia. Aquí volvimos a vernos y pudimos saludarlo nuevamente y nos dio un poco de pena no haber podido incluirlo como guía en nuestro viaje de 2013.

En dos barcazas, todo el grupo navegamos por el lago Pichola. Paseo muy relajante y agradable que os recomendamos vivamente si visitáis Udaipur. A mitad de paseo nos dejan en el Jag Mandir, un pequeño palacio en el que se refugió el príncipe rebelde mogol, Shah Jehan, después de que su padre le prohibiera tener relaciones con su amada Mumtaz Mahal, a la que posteriormente dedicaría el Taj Mahal. El palacio estaba siendo engalanado para una lujosa boda local. Y es que en nuestro viaje de enero, el mejor mes para visitar India del Norte, coincidimos con la temporada de bodas indias. Tuvimos ocasión de participar como invitados en un par de ellas; una porque nos autoinvitamos y en otra porque se trataba de la boda de uno de los familiares de un responsable de la agencia local india. Comida muy picante, mucha música, nada de alcohol, risas y fiesta. Los novios se engalanan para la ocasión; los parientes desfilan por la ciudad, con música y canciones. Son bodas muy coloridas que te dejan boquiabierto. La primera de ellas tuvo lugar en Puskhar nuestro siguiente punto de destino.

Aquí en Pushkar podemos encontrar más de 500 templos; así que no hay casi tiempo para verlos todos. Visitamos los magníficos Birla Temple y Brahma Mandir, este último uno de los únicos templos dedicados a Brahma. Sin embargo, lo más sobresaliente de este lugar es el lago que es hoy venerado como uno de los más sagrados de la India; se cree que sus aguas purifican el alma. Si hacemos caso a la leyenda, una flor de loto cayó de las manos del dios Brahma y cayó sobre la tierra, brotando el agua de inmediato; creándose de este modo el lago de Puskhar. En esta localidad hallamos gran actividad, pero disponíamos de poco tiempo para visitas, porque el objetivo era alcanzar ese día la ciudad de Jaipur.

Alcanzamos pues la ciudad de Jaipur, capital del estado de Rajasthán. Jaipur es conocida como la “Ciudad Rosa”; atemporal, laberinto de fascinantes bazres y palacios suntuosos, así como bellos jardines y edificios llenos de historia, en la que coexisten tradición y modernidad. Recordamos con cariño nuestra visita al Fuerte Amber a lomos de grandes elefantes. Hicimos desde aquí estupendas fotografías. Se encuentra este Fuerte rodeado por las montañas Aravalli; lugar de reposo de los maharajás de Amber. Por la tarde no dejamos de visitar el Palacio de la Ciudad, uno de los más extraordinarios del país. En Jaipur se encuentra el Observatorio astronómico Jantar Mantar, Patrimonio de la Humanidad, el más importante de los cinco que construyó el rajá Sawai Jai Singh II en la India, que admiró a eruditos, astrónomos y sacerdotes franceses y alemanes, con 18 instrumentos de precisión. Esta visita hizo las delicias de nuestro amigo Manolo, experto en astronomía y que nos acompañaba en nuestro viaje; sus explicaciones al grupo fueron excelentes, un gran complemento de los comentarios del guía. Por la tarde nos dimos una vuelta todos en Rickshaw, por los mercadillos de esta gran ciudad.

En Jaipur me emocionó una bonita anécdota. Uno de los jóvenes que pululaban entre nosotros, que en este caso vendía una colección de postales del lugar, me reconoció del viaje de 2010. ¡Se acordaba de mí!. Le compré por supuesto sus postales y lo presenté al grupo como amigo mío; y pedí a los viajeros que si tenían que hacer un regalo se lo compraran a él. Sachín se llamaba nuestro amigo; muy afectuoso. Por desgracia este chaval adolece de una sensible cojera. Amigo viajero, si encuentras a Sachín en tu viaje, con sus postales, mándale recuerdos de Alberto Bermejo y de PERIPLOS y no dejes de ayudarlo comprándole alguna bagatela.

Durante nuestra visita a Rajasthán hicimos una parada en una escuela rural donde dejamos regalos, ropa, material escolar, artículos de aseo, comida y otros utensilios que nos llevamos desde España para entregar a los niños con mayores necesidades. En Rajasthán la pobreza es inmensa, inacabable. Es imposible solucionar los problemas de todos estos niños, pero al menos a los chiquillos de esta escuela les echamos una mano al visitarles.

 

DESTINOS DE ENSUEÑO EN INDIA: TRIÁNGULO DE ORO, VARANASI (BENARÉS) Y MÁS LUGARES INOLVIDABLES.

 

IMG_1284Sí, nos vais a decir que una parte del Triángulo de Oro de India lo hemos dejado atrás, en este cuaderno de viajes, y es cierto. Se le denomina Triángulo de Oro a las tres ciudades más emblemáticas de India del Norte: Delhi, Jaipur y Agra. Son ciudades que no te puedes perder si organizas un viaje a este país sensacional. Y no es complicado disfrutarlas. Si no puedes sacar el tiempo necesario para visitar como el viajero manda este lugar, India, con uno de los viajes que proponemos desde PERIPLOS, puedes hacer un tour express por estas tres ciudades y quedarás suficientemente y razonablemente satisfecho.

Nuestra visita continúó en Fatehpur Sikri y Agra. Por cierto, en Fatehpur Sikri se nos perdieron dos viajeros al acabar la visita; tuvimos que regresar a por ellos en tuc-tuc… anécdotas, nunca faltan. De momento no nos hemos dejado a nadie en India. Fatehpur Sikri es una ciudad fantasma, Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986, como tantos lugares que pisamos en nuestro viaje a India. Su construcción comenzó en 1751 por el emperador mogol Akbar y abandonada en 1585, según se cree por desabastecimiento de agua. Actualmente se haya en perfecto estado de conservación, y está considerada, por su belleza y armonía una de las joyas de la arquitectura india; invadida por un hálito de magia y romanticismo. Nos fascinó este primer encuentro periplero con esta ciudad repleta de encanto mágico.

Llegamos a Agra, exponente del estilo indo-musulmán de arquitectura. Mundialmente conocida por su famoso TAJ MAHAL, una de las obras arquitectónicas más hermosas, sugerentes y fascinantes del mundo, y que nunca defrauda, por muchas expectativas que se tengan., el mausoleo más bello, perfecto y equilibrado del mundo (no exageramos en absoluto). Combina elementos de la arquitectura islámica, persa, india e incluso turca. En 1630, Mumtaz Mahal, la esposa del emperador mogol Shan Jahan, moría al darle su decimocuarto hijo. El emperador construyó para su amada el monumento fúnebre más hermoso del orbe, para el que trabajaron veinte mil persona y se necesitaron una docena de años. La tumba de la emperatriz fue alojada en el sótano del edificio y en el piso de arriba una réplica exacta. Se necesitaron varios años más para finalizar los edificios que enmarcan al mausoleo. Al contemplarlo, el emperador declaró: “Tan radiante como los jardines del cielo, con los perfumes del paraíso saturado, como si estuviese hecho de nácar. Su suelo ha sido barrido con las pestañas de los ángeles.” El Taj Mahal aparece como suspendido, se eleva etéreo, casi, hacia el cielo. Es nuestra segunda visita y no será la última. Pasear por sus jardines, frente a este increíble decorado no tiene precio y merece la visita que puedas realizar a India. Cualquier viajero que se precio no debe dejar de disfrutar de esta colosal muestra de arquitectura. Algunas de nuestras amigas viajeras entraron gritando en el recinto, de la emoción que las embargaba. Era la última visita del día; agotamos todo el tiempo disponible para disfrutar de tanta belleza. Los de PERIPLOS fuimos los últimos en irnos, casi empujados y obligados por las Fuerzas de Seguridad y de Orden del lugar. Para que os hagáis una idea de los corazones que mueve este magnífico cenotafio atemporal, nuestro guía Abhai nos indicó que tras acabar con nuestro grupo volvería con unos 18 viajeros argentinos que visitarían el Taj, ¡toda la semana!, ¡seis visitas seguidas!. Demasiado, ¿no?.

Previamente habíamos tenido oportunidad de visitar el impresionante Fuerte Rojo de Agra, construido en piedra de arenisca roja. La fortaleza más importante de la India. Imprescindible. En la Puerta del Fuerte puedes encontrar todo tipo de pedigüeños, niños, personajes… estuvimos un rato con un chaval “mago”, que por lo que parece son legión en India, dado que en uno de nuestros hoteles pudimos ver un espectáculo en el que también participó un joven mago, ¡con los mismos números de magia!. Curioso.

Tras la visita en Agra todo el grupo regresó al hotel en calesa de caballos, a una sensible velocidad, por cierto… imposible tomar fotos con el trajín… casi me vi con mis huesos en el suelo; lo cual podría ser lamentable por las boñigas en las que puedes caer… mas no, es un recorrido seguro, recomendable.

Continuaba nuestra ruta en Orchha, que destaca por sus bellas y magníficas construcciones arquitectónicas. No te pierdas el Taj Jehangir, construido para conmemorar la visita del emperador Jahangir a la ciudad. ¡Sólo levantado para conmemorar su paso por el lugar!. Cientos de habitaciones para uso del emperador una sola noche. Algo así como “Bienvenido Mr. Marshall” en versión Oriental. La ciudad acoge dos magníficos y bellos Templos. Merce la pena pasear por Orchha. Llegamos a esta ciudad en tren, muy animados. Subir en tren en India es una aventura fascinante. En los andenes encuentras personajes indescriptibles, motivos excepcionales para llevarte el mejor recuerdo fotográfico de esta India colorista. En el vagón tuve ocasión de charlar con una señora, Khusboo que viajaba con su familia (marido y dos hijos) invitados a una boda familiar en Gwalior. Dejamos constancia fotográfica (y de video) en nuestro resumen gráfico del viaje.

En Orcha disfrutaríamos de noche de una nueva boda de la sobrina del Director local de la agencia que nos organizaba en viaje en India. Aunque nosotros no asistimos, quienes lo hicieron lo pasaron formidablemente.

Nuestro próximo destino, Khajuraho. Imprescindible si viajas a India; no debes dejar de visitar este conjunto de templos también llamados “Templos del Kamasutra”. Toda la tradición Tantra y del Kamasutra proceden de una u otra forma de la dinastía Chandela, que gobernó el lugar entre los 950-1050 dC. Que se mostraron social y culturalmente muy adelantados. En los 22 templos que quedan en pie, originales, están decorados con figuras de dioses, bestias, serpientes y multitud de parejas rindiendo culto a la vida, al amor y a la alegría, en posiciones sexuales diversas, que no tienen ningún desperdicio. La visita también nos la dirigió Dilip, como guía local; el mismo que nos recibió hace tres años en nuestra primera visita a este lugar. Divertido y didáctico.

Nos quedamos con el cierre de este viaje inolvidable a India. El Ganges y Varanasi. Contacto con la espiritualidad hindú. El hinduismo profundo y místico tiene su punto de partida y llegada en Benarés, cierre de todas las reencarnaciones para muchos devotos. Los más viejos llegan a esta ciudad, sin nada, a morir a orillas del Ganges. A acabar su ciclo de encarnaciones en la tierra y subsumirse en el espíritu de Brahma. Impactante. Por la noche acudimos a una celebración religiosa, visible desde una barcaza en el río, celebración del que tenéis muestra gráfica en los videos y fotografías publicados. Al finalizar visitamos uno de los ghats dedicados a las cremaciones locales. Los muertos son incinerados y las cenizas ofrecidas al Ganges; en ocasiones algunos restos humanos quedan en el río. Algunas familias que no pueden costearse una cremación arrojan los cadáveres directamente al río. Algunos santones tampoco pueden ser incinerados. Leí recientemente un artículo largo sobre unos hindúes antropófagos, que se alimentan de los cadáveres que pueden hallarse en el río. Horroroso. Algo poco conocido por el viajero o el antropólogo. Claro, que nosotros estas escenas no las vemos. Alcanzamos la orilla del río en Rick Shaw, la manera más rápida de llegar. El centro de Benarés representa la fealdad más absoluta, una “fealdad bella” no apta para corazones sensibles. Ruido, embotellamientos, gentes diversas apelotonadas, mal olor. Choque brutal. Sin embargo, hay que estar ahí para conocerlo y vivirlo. ¡No te pierdas en esta ciudad, puede ser toda una aventura!. La mejor manera de conocer Varanasi, es indudable visitarla en grupo con un buen guía.IMG_0848

Al despuntar el día, antes del amanecer volvimos al Ganges a presenciar desde nuestra embarcación el amanecer y verificar los rituales de purificación y el espectacular panorama de palacios, templos y ghats. La espiritualidad que destila esta ciudad es acongojante; está en todas partes, en la decoración, en una puerta emblemática, en una campana sagrada, en una procesión de sacerdotes, en la fragancia de las ofrendas. Impregna toda la ciudad. La India mística auténtica. Al acabar esta visita regresamos a pie a la zona del centro de Benarés, donde nos esperaba el autobús y pudimos pasear por recónditos pasajes y callejuelas de esta localidad admirable. Antes de regresar a Delhi conoceríamos en Varanasi un templo particularmente sagrado para los devotos budistas, Sarnath, lugar de peregrinación para ellos. Fue aquí donde Siddharta Gautama, el Buda, dio su primer sermón a 5 discípulos. Lugar de gran valor arqueológico y espiritual.

Como fin de fiesta y antes de coger nuestro avión a Madrid, disfrutamos de un musical excepcional en “The Kingdom of Dreams”, un magnífico cierre de viaje. No pudimos disfrutar “Zangoora” y asistimos a otra obra repleta de efectos y de música, dedicada a la música tradicional India. “The Kingdom of Dreams” encierra uno de los escenarios más grandes y modernos del mundo; con una oferta de shopping y gastronomía excepcional para el viajero.

Y con este fin de fiesta acabó nuestro inolvidable viaje a India y Rajasthán, que quedará impreso en nuestra memoria para siempre. Desde aquí agradecemos a todos los que han colaborado en la organización del viaje su dedicación y esfuerzo y transmitimos nuestro afecto y recuerdo a todos los viajeros que nos acompañaron en esta aventura en 2013, en este Viaje a India 2013 de PERIPLOS.

Un abrazo para todos,

 

Alberto y Eugenio

PERIPLOS, la magia de viajar

www.periplos.eu

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Demuestra que no eres un robot: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.